Unidades Empresariales de Base de los Centrales

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Creado: Viernes, 07 Diciembre 2018 12:51
Última actualización: Viernes, 07 Diciembre 2018 16:14
Escrito por Empresa Azucarera
Visto: 165

CA Ecuador1

De izquierda a derecha:

Imagen de la entrada al Central-Refinería Ecuador (2015). Foto: Dayana Carménate.

Vista general del Central Baraguá como se veía en el año 1920, a solo cuatro años de su fundación. Foto cedida por Miguel Lima Villar.

Imagen del Central-Refinería Ecuador en plena faena de zafra azucarera 2016. Foto: Miguel Lima Villar.

3El Central-Refinería Ecuador (Antiguo Central Baraguá) fue fundado en el año 1916 en el área geográfica ocupada hoy por la provincia de Ciego de Ávila. Realiza su primera zafra en el año 1917, comenzando la contienda el 31 de enero y concluyéndola el 11 de junio, con 131 días de labor. En el año 1938 fue fundada una Refinería anexa (dentro de la misma casa de ingenio). Luego de su nacionalización e intervención el 6 de agosto de 1960 y con nuevo nombre, el Central- Refinería Ecuador y sus diferentes colectivos laborales a través del tiempo, comenzó una nueva etapa en su vida productiva y sociocultural.

Su Refinería alcanzó cotas de producción de las más altas del país, con producciones pico que superaron las cien mil toneladas del oro blanco.  Lo que se logró gracias a nuevas inversiones en equipamiento e instalaciones. Tanto en el ingenio de crudo, como en la propia refinería.

No obstante, constituyó, como ingenio productor de azúcar crudo para insumo de la Refinería, un Central Azucarero calificado de crítico a nivel nacional; así como un alto consumidor de petróleo, tanto para la producción de azúcar crudo, como para la de azúcar refino. De tal forma, cuando el central enfrenta el llamado periodo especial, a partir de 1990, los retos y problemas a solucionar en el desarrollo de cada una de sus campañas se agigantan. Caracterizada por el envejecimiento y deterioro del equipamiento fabril; crítica fluctuación de la fuerza de trabajo; gigantescos problemas con los continuos apagones durante el periodo no zafra y las limitaciones en los abastecimientos de piezas, componentes y determinados materiales.

Sin embargo, aquel enfrentamiento (que resultó victorioso en la segunda mitad de la propia década de 1990) tuvo aparejado la decisión, coraje e inteligencia de decenas de jefes técnicos y administrativos; especialistas y cientos de obreros calificados industriales. En los cuales el desvelo, el desgaste físico y la renuncia a cualquier otra cosa que no fuese el trabajo, fueron constantes diarias por años. 

[3] Extraído del libro “Historia de la producción y cultura del azúcar en la provincia de Ciego de Ávila”. Autor: Miguel Lima Villar. Fecha de publicación: 13 de octubre de 2016.

Pasada la compleja década de 1990, sobrevino la aplicación de la llamada tarea Álvaro Reynoso, nombre codificado del programa nacional para el redimensionamiento de la agroindustria azucarera en Cuba. Un proceso traumático para todo el sector azucarero, incluso, para los ingenios que permanecieron activos. Durante un periodo de tiempo extendido entre los años 2002 al 2010, los agroazucareros del Ecuador fueron sobreviviendo a contrapelo de vicisitudes de todo tipo.

La zafra 2011-2012 constituyó un primer paso en el inicio de un proceso de rescate de todo lo perdido en lo económico, productivo, tecnológico y en lo referente a la cultura de trabajo. Hay que tener en cuenta, además, que la producción de azúcar refino del central, al tener más altos precios de venta que el azúcar crudo, deriva en que los agroindustriales del Central - Refinería Ecuador tengan un peso específico mayor en la producción mercantil de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila que cualquiera de los otros tres colectivos en activo.

Por otra parte, justo y provechoso destacar que en estos últimos años el central ha estado a la cabeza de la provincia en la ejecución del Plan Imagen. Con todo lo que ello significa en el avance de la dignificación del sector azucarero en territorio avileño y en la calidad de vida de trabajo de los diferentes colectivos laborales. Sin dejar de mencionar los avances de significación en instalaciones, edificaciones, talleres y equipamiento de las 4 UEB de Atención a Productores Agropecuarios (APA).

 

 

CA Ciro1 1

Vista del Central Ciro Redondo (2015) Foto: Miguel Lima Villar

Historia más reciente

En consideración a su rica historia productiva, su capacidad de procesamiento de caña y producción de azúcar por zafra; así como año de fundación, el Central Ciro Redondo (otrora Central Morón) constituye el mayor símbolo de la producción azucarera en la provincia de Ciego de Ávila.

El ingenio pinense viene recobrando poco a poco las premisas que lo convertirán en uno de los tres mayores productores del dulce en el país, capaz de superar nuevamente las cien toneladas de azúcar por zafra. Por supuesto, para ello no solo basta con ejecutar las inversiones previstas, sino que debe estar acompañado de una elevación en la producción cañera en los diferentes productores que le tributan. Cuestiones, ambas, que podrían objetivamente concretarse en los próximos cinco años. 

El llamado período especial y, más adelante, y aún con mayor peso, la aplicación de la calificada “Tarea Álvaro Reynoso”, constituyeron factores negativos de alta significación para un deterioro crítico de la producción cañera y azucarera; así como en el acentuado deterioro del ingenio. Tanto en su parque de equipos, como en su imagen exterior. A lo cual se unió un impacto de alta significación en la cultura de trabajo agrícola e industrial; así como un éxodo forzado de personal técnico y profesional de consideración.  Cuestiones, todas ellas, que estuvieron presentes, con diferentes matices dentro de una crisis generalizada, en los 56 ingenios azucareros del país, integrados al grupo de supervivientes de la antes mencionada tarea. Para no mencionar los otros cien que, por fuerza mayor, desaparecieron para siempre.

A partir del año 2011, con nuevos referentes a nivel de país en lo relativo a los mecanismos económicos, política salarial y de estimulación y priorización del sector por la dirección del país. El Central Ciro Redondo, convertido ahora en una Unidad Empresarial de Base (UEB) de la Empresa Azucarera Ciego de Ávila y un soporte agrícola atendido por la UEB de Atención a los Productores Agropecuarios, comenzó una nueva etapa de rescate del crítico deterioro experimentado por más de una década. Tanto en el aspecto productivo y económico, como en lo referente a su imagen interior y exterior. Al tiempo de ir avanzando, poco a poco, en lo relacionado con el rescate de la cultura del trabajo y los presupuesto que tienen que ver con el rescate de la cultura azucarera en general. Aunque en todo lo anterior queda un largo trecho por recorrer.  

Además de la producción de azúcar crudo y mieles finales, al Central Azucarero Ciro Redondo está asociada las producciones de alimento animal no tradicional; así como de otras producciones derivadas, agrupadas en otra UEB independiente. Con importantes producciones de Levadura Torula (una producción casi extinguida en el país), el bioestimulante Fitomas E (una de las dos plantas existentes en Cuba) y de hielo.  Con lo cual se va afirmando como un futuro Complejo Industrial Azúcar-Derivados.

CA Ciro2 1

Vista del Central Ciro Redondo (2015) Foto: Miguel Lima Villar