Logo Logo Logo
banner nuestra region.jpg

La niña y el hombre del pulóver rojo

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Lo vi allí, preocupado, con su mano derecha extendida hacia el cielo y la mirada puesta en el pasillo. Aguantaba el suero. Por momentos, cuando iba a salir le pedía a la señora —la que se ve al final de la fotografía—, que le ayudara para darse un saltico hasta el Cuerpo de Guardia del Hospital Antonio Luaces Iraola, la tarde-noche fatídica del 11 de agosto pasado, cuando el ómnibus resbaló y fue a parar a la cuneta, con los seis neumáticos mirando al cielo y 44 personas atrapadas en su vientre.

“El chofer no venía a exceso de velocidad, ni había ingerido bebidas alcohólicas. Solo se tomó un refresco cuando llegó al hotel, porque tenía mucho calor”, le escuché decir a un niño en conversación con su mamá. Y los niños no mienten.

Pasaba el tiempo y el hombre allí, con el suero, y hablaba con la niña. Y la niña lo miraba asustada. Atrás había quedado el viaje inconcluso, la tragedia que pudo ser mayor. “Algo existe. Mire, periodista, cómo quedó la guagua. Pudimos morir todos. Todavía hay un hombre atrapado bajo los hierros, venía en uno de los asientos del medio. Yo lo recuerdo”, decía una mujer cuando vio el flash en medio de la noche, que comenzaba a caer sobre la carretera central, justo en el kilómetro 454, cercano al poblado de Jicotea, en el municipio de Ciego de Ávila.

—Quiero hacer pipi, dijo la niña.

Y el hombre: “Traigan un pato para que la niña haga pipi”.

Y la niña: “No, no, yo quiero que sea mi mamá o mi papá”. Y el hombre se despojó del pulóver rojo, improvisó una especie de paraban que impedía la mirada ajena y pidió a la señora —la que se ve al final de la fotografía— que se ocupara de la niña.

— ¿Usted es el padre?

—No. Yo no la conozco. Venía de Majagua y vi el accidente. Estaba tinta en sangre. Sin perder tiempo la monté en el auto y la traje al hospital. Yo no la conozco, pero se ha portado bien.

Y a uno, que tiene más de un hijo, le revolotean millones de ideas, de palabras que dicen las abuelas, las madres, los padres, las tías: que si los hijos deben salir solo con los padres y no con otras personas, que el mejor familiar es la madre, que si los tíos se despreocupan en la playa, que si el padre cuando toma ni de su hijo se acuerda. En fin, mezcla de conjeturas y realidades. Depende del lado en que se mire.

Y al rato, un alma materna con pulóver negro, traspasaba, sin frenos, el umbral, quizás pensando en el infierno, y allí estaba la niña, con su manita asida al hombre del pulóver rojo.

Pin It

Escribir un comentario



martranquila
martranquila
martranquila
martranquila
martranquila

Visita Ciego de Ávila

Encuesta

¿Cómo evalua el Portal del ciudadano?

Sitios provinciales

Nuestros medios

Contador de Visitas

Visitantes hoy: 14

En la semana: 171

En el mes: 944

Total: 36772

Seleccionar Idioma

f t
Copyright 2018 - Empresa de Aplicaciones Informáticas, DESOFT.
Copyright 2019 - Desoft