Museo Provincial Coronel Simón Reyes Hernández

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
Creado: Martes, 13 Noviembre 2018 15:16
Última actualización: Martes, 13 Noviembre 2018 15:27
Escrito por Cultura
Visto: 187

El 27 de Diciembre de 2006 reabre sus puertas, ahora con el nombre de “coronel Simón Reyes Hernández”, ubicado en la intercepción de las calles Honorato Castillo y Máximo Gómez en la ciudad de Ciego de Ávila.

Este inmueble es el máximo exponente de la arquitectura colonial en la localidad y su construcción data de la segunda mitad del siglo XIX.

El comerciante  Alejandro Suero Balbín, mediante la operación de compra-venta en el año 1874, adquiere la casa propiedad de la señora Cupertina Morgado Durán y participa en el acto jurídico el abogado Don José María Brajos.

De los referentes usos que tuvo esta edificación, el que más se recuerda es el de Comandancia Militar española durante la guerra de 1895. Aquí radicó la alta oficialidad que dirigió la contienda bélica a lo largo de la fortificación militar de la Trocha de Júcaro a Morón.

Durante la República en el edificio radicó la Junta Electoral; en el período revolucionario las Milicias Nacionales Revolucionarias y por último se estableció la Imprenta de Ciego de Ávila.

A partir de una reorganización de los locales y su uso en el Centro Histórico urbano, el Gobierno en la provincia decidió trasladar la Imprenta y una casa de vivienda que ocupaba parte del local para que el Museo Provincial rescatara en su totalidad esta joya constructiva de alto valor patrimonia. La misma muestra  detalles originales desde el punto de vista arquitectónico, típico de las construcciones coloniales como la cubierta, tejas criollas, rejas de hierro fundido, tres arcos centrales de medio punto descansando sobre columnas de sección cilíndrica. El arco central posee vitral colonial a modo de jerarquización  y lucetas en las ventanas del frente y lateral.

El Museo dispone de seis salas, la primera dedicada a la Arqueología avileña con restos pertenecientes a los dos grupos aborígenes más importantes que habitaron en  la provincia, resaltando el sitio Buchillones que cuenta con un espacio muy significativo de exposición de piezas de madera y cerámica  y que pueden apreciarse simulando el estado original, apoyado por elementos representativos de excavaciones, mapa en el que se ubican zonas de concentración,  sitios arqueológicos y textos complementarios. Este ambiente  enriquecerá las muestras consideradas dentro de las más importantes de Las Antillas.

Una sala dedicada a la Colonia, desde la demarcación del hato de Ciego de Ávila hasta el cese de la dominación hispana, con montaje atractivo de piezas pertenecientes a los ingenios Resurrección y La Soledad, maqueta restaurada de la Trocha Militar de Júcaro a Morón, donde se observa en Centro Histórico Urbano y la estructura de los 68 kilómetros de la Trocha con fortines, blocaos, puntos de escucha, alambrada, importantes documentos y objetos de altas personalidades de la historia como Máximo Gómez Báez, Simón Reyes Hernández , Nicolás Hernández Moreno. Se destaca en esta sala un armero en el que se exponen armas blancas y de fuego utilizadas en las diferentes etapas de lucha de nuestro pueblo y que conservó el Centro de Veteranos de Ciego de Ávila.

Continúa la dedicada a la República que comienza con una representación de muebles, objetos y documentos que atesoró el Centro de Veteranos y las efigies de patriotas locales y nacionales. El recorrido prosigue con una muestra que abarca el universo de la penetración económica norteamericana, fundamentalmente en la industria azucarera,  lucha de clases, Movimiento Obrero y Estudiantil, sus principales figuras y líderes y otros exponentes materiales y documentales del acontecer republicano en la región, incluida la lucha insurreccional contra la dictadura batistiana y el cruce por la provincia de las Columnas invasoras comandadas por Camilo y Che.

A continuación una sala dedicada a los logros de la Revolución, que parte desde la toma del poder, el cruce de la Caravana de la Libertad, la Primera Ley de Reforma Agraria  la Campaña de Alfabetización y otros acontecimientos de trascendencia. Pueden apreciarse objetos personales y documentales, destacándose el buró escritorio, la montura y otros objetos personales que utilizara el primer teniente Enrique Olivera, figura de mucho arraigo y cariño para el pueblo avileño. Además, vestuario medallas y trofeos usados y ganados por deportistas locales a través de los años  en competencias nacionales e internacionales.

Concluye el recorrido con la llegada a la sala de Etnología religiosa, donde el visitante obtiene información sobre la religión como elemento de la cultura, con representación de la Regla Ocha o santería y la regla Palo Monte y otros elementos afrocubanos.

El museo Incluye, además, un espacio dedicado a muestras transitorias que responden a un plan de diferentes temáticas de exposición.

Fuera del recinto expositivo principal, existen dos patios interiores: El primero refleja una ambientación  histórica a través de un mural de cerámica donde el visitante puede apreciar una panorámica de hechos históricos locales y figuras de patriotas de nuestras guerras independentistas. Cuenta, además, con rejas, arcos, maseteros ambientados con plantas, un pozo; al centro una fuente con elementos arquitectónicos de la época y como originalidad la campana que utilizara la famosa locomotora La Cuenca que brindaba servicios logísticos en la vía férrea militar y que fuera objeto de una acción dinamitera por parte de los mambises. . El segundo patio tiene en su centro un tinajón  colonial, bancos y plantas ornamentales que delimitaran el acceso a diferentes dependencias, almacenes  y oficinas de la Institución.

Servicios

Espacios fijos:

Horarios

Abierto al público: De martes a viernes de 8:00 a.m. a 12:00 m y de 1:00 p.m. a 5:00 p.m. Sábados de 8:00 a.m. a 12:00 m y de 1:00 p.m. a 4:30 p.m.

Domingos de 8:00 a.m.  a 12:00 m.

 

Dirección:

Calle: Honorato Del Castillo No. 57. Esq. a Máximo Gómez.

Teléfonos: 3326-5261 y 3320-4488.

Directora: Lizette Pérez Sánchez.