Reseña de los Círculos Infantiles

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
Creado: Miércoles, 28 Noviembre 2018 10:48
Última actualización: Viernes, 19 Julio 2019 15:23
Escrito por Ana María Tejera Orihuela. anita@dpe.ca.rimed.cu
Visto: 233

Hace más de cinco décadas, un 10 de abril de 1961, se inauguraron en Cuba, los círculos infantiles… Su objetivo fundamental, ha sido, es y será, el cuidado y atención de los niños para que sus madres se puedan incorporar, de manera activa a las tareas de la Revolución.

La idea partió de nuestro líder histórico, Fidel, y recibió el respaldo incondicional, el empeño, y la ternura de una gran mujer, Vilma Espín Guillois, la eterna presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas.

Vilma era del criterio, y así lo expresó en reiteradas ocasiones, que las propias mujeres no estaban convencidas de lo que representaban los círculos infantiles... “Hasta que no tengamos suficientes Círculos Infantiles, la mujer no habrá sido liberada suficientemente. Dentro de poco tiempo van a necesitarse muchos los brazos de las mujeres’’. 

Y con ese convencimiento puso todo su empeño en consolidar y perfeccionar cada día estas instalaciones… y así se crearon escuelas para la preparación de las compañeras que trabajarían en los círculos, de aquellas que ejercerían como directoras, asistentes, educadoras, cocineras y orientadoras de salud… 

Su empeño fue a los más mínimos detalles, como la sugerencia de que ningún círculo tuviera cerca de cemento, sino de malla perles, para que los infantes vieran al pueblo y a sus padres,… y estos, a ellos.

Estuvo al tanto de todo: Vilma fue capaz de convocar a personalidades del arte y la cultura como el escritor Herminio Almendros, la compositora María Álvarez Ríos y el cantautor Bola de Nieve, para preparar a las mujeres que se encargarían de la atención de los niños.

Esas instituciones, obra genuina de la Revolución, llegaron para quedarse, y mucho hay que agradecerles, ya que a pesar de los duros momentos vividos en el país, no olvidemos el llamado período especial, jamás cerraron sus puertas para educar a los niños desde las edades tempranas. 

Hoy Bertica es neumóloga, Rigoberto periodista, y Nuria maestra… y es muy probable que ese amor por la profesión haya surgido en uno de esos salones, donde los pequeños en sus juegos de roles, comienzan a interesarse y conocer las más diversas profesiones y oficios… porque el sueño echó andar hace más de CINCO décadas,  y  hoy, aún, perdura su magia.